About lenguayliteanaozores

Apuro el tiempo libre colgando aquí pistas para recorrer el camino del aprendizaje de la lengua castellana, y española. Solo me compromete el deseo de ayudar. Sed todos bienvenidos.

1º ESO. EJERCICIOS DE APOYO. COMPRENSIÓN ESCRITA.

NECESITÁIS LA AYUDA DE VUESTROS PADRES O HERMANOS MAYORES. PEDID QUE LOS LEAN Y OS DEN SU OPINIÓN.

Ejercicio comprensión 4

Ejercicio comprensión 1

Ejercicio comprensión 2                     

Ejercicio comprensión 3

Ejercicio comprensión 6

POESÍA ESPAÑOLA DEL 39 AL SIGLO XX. RESUMEN.

LA POESÍA ESPAÑOLA DE 1939 AL SIGLO XX. TENDENCIAS, AUTORES Y OBRAS.

CONTEXTO HISTÓRICO SOCIAL DE 1939 AL XX y la poesía de los últimos 25 años  del XX.

Durante  la postguerra, la vida intelectual se ralentiza y se desarrolla en un ambiente de banalidad y adoctrinamiento ideológico.

La estricta censura hace imposible el contacto cultural con el exterior  y el desarrollo poético se mueve dentro del marco de la propia producción.

En los años cincuenta, España es claramente anticomunista y eso le procura algunas ventajas dentro del marco de la llamada “guerra fría”, una de ellas, su readmisión en el concierto de las Naciones Unidas en 1955. El establecimiento de bases militares norteamericanas y la entrada de turismo, además de la ayuda económica, suavizan nuestro aislamiento y mejoran el ambiente.

Durante los años sesenta tiene lugar el Plan de Desarrollo de 1959. Quizá por su influjo, sube el nivel de vida de la clase media y aumentan los universitarios. Aparece de manera clara lo que llamaremos “conciencia social”, a su lado, el realismo social, en poesía también, centrado en la situación del momento.

Los años de transición democrática abarcarían, dependiendo de los historiadores, desde 1975, muerte de Franco, hasta la publicación de la Constitución, 1978. La reaparición de los partidos políticos y la instauración de la monarquía parlamentaría darían estabilidad a un proceso complejo y difícil.

A partir de los años ochenta , perdido el miedo social, se desarrolla, y de manera internacional, un fenómeno madrileño que ya tenía antecedentes en grupos contraculturales de la transición: la “movida madrileña”. Abarca fenómenos artísticos de todo tipo y también sociales: punk, drogas, etc.

En la década de los noventa, en 1996, el Partido Popular toma el relevo al Socialista y cae el muro de Berlín, con consecuencias históricas y políticas que aún no han terminado quizá, empezando por la desintegración de la antigua URSS. El periodo Clinton abre una época de bienestar y progreso en los Estados Unidos de América. Todo esto y la aparición del fenómeno Internet y la generalización del uso de las TIC, amén de la globalización, han marcado el final del XX y los comienzos del XXI.

NOTA. Este pequeño marco histórico es, además de personal, muy reducido. Es una mera guía, un ejemplo, para que podáis desarrollar el vuestro, habida cuenta de la dificultad de enmarcar una época tan reciente en tan poco espacio. No utilicéis datos que no pongáis en relación con la tendencia o el periodo que comentéis: desmerece vuestra exposición.

LA POESÍA DE LOS ÚLTIMOS VEINTICINCO AÑOS DEL SIGLO XX.

 

  1. Aunque parezca poco creíble, la poesía española de finales del XX y principios del XXI ha estado marcada en su difusión y prestigio por la enorme publicación de antologías y ensayos sobre el tema, todos, como es natural, mediatizados por los criterios del antólogo, también poeta muchas veces, o los criterios de venta de la editorial.

Entre ellas, hay algunas que no pueden olvidarse:

  • La más importante, la que dio nombre a una de las generaciones poéticas más importantes de la segunda mitad del XX: José María Castellet, Nueve novísimos, 1970.
  • Luis Antonio de Villena, Postnovísimos, 1986.
  • José Luis García Martín, La generación de los ochenta, 1988.
  • Miguel García-Posada, La nueva poesía, 1975-1992.
  • José-Carlos Mainer yAntonio Martínez Sarrión, El último tercio del siglo (1968-1998): antología consultada de la poesía española, 1998. Esta antología presenta una selección de los gustos dominantes ente los poetas, críticos y lectores de poesía en ese periodo. A la cabeza, se mantienen los novísimos, grupo que aparece ya en la antología de Castellet, y luego, otros poetas contemporáneos del mismo grupo, seguidos de los llamados poetas de la experiencia, tendencia de  los ochenta, el purismo, el neosurrealismo y la poesía de compromiso civil.
  • Luis Antonio de Villena, Fin de siglo (El sesgo clásico en la última poesía española), 1992. Dedicada a los poetas de fin de siglo es muy interesante para nosotros. Selecciona poetas de corte realista, temporalistas y con tendencias clásicas. Hay que resaltar que Luis Antonio de Villena es un poeta “clasicista” en el sentido más amplio de la palabra.
  1. Resumir las tendencias y autores poéticos más importantes del último cuarto del siglo XX es materialmente imposible, máxime cuando debemos presentar una síntesis creíble de nuestros conocimientos.

Parte de este resumen está ya en el esquema, pero lo detallo y redacto para facilitar su exposición y estudio.

2a. En los años setenta permanece como tendencia fundamental  la  marcada por el grupo de los novísimos, con Pere Gimferrer al frente, seguido de José María Castellet, José María Álvarez, Félix de Azúa, Ana María Foix o Leopoldo María Panero. El grupo tiende a la provocación, marcado por una gran preparación intelectual, su poesía es muy culta, decadente o estilizada, según los casos. Los más jóvenes, como Antonio Colinas o Luis Alberto de Cuenca, Luis Antonio de Villena o Sánchez Robayna, mantienen las mismas características básicas. Este grupo mantiene frecuentes debates sobre el sentido de la poesía con otros de los sesenta sobre el sentido de la poesía (Agustín Delgado y la revista Claraboya).

2b. De esta manera, en 1975, la cantidad de autores y tendencias es casi inabarcable, pero podemos mencionar las siguientes tendencias:

  • Los novísimos, junto con autores más jóvenes que se asocian a esta tendencia de los sesenta.
  • La metapoesía, representada por Alejandro Carnero.
  • La llamada poesía experimental, cuyo mejor representante es José Miguel Ullán.
  • El clasicismo, con Luis Antonio de Villena al frente.
  • El minimalismo de Jaime Siles.

2c. En los años ochenta empiezan a notarse cambios importantes, aunque nunca una ruptura con la poesía anterior. Esta poesía no es de corte vanguardista, intenta la complicidad con el  lector desde la experiencia íntima y personal, actitud que se va notar ampliamente en el uso específico del  lenguaje: es la llamada poesía de la experiencia (No confundir con la poesía experimental). Destaca el intimismo de Luis Martínez de Merlo, mujeres como Juana Andreu o Ana Rosetti y, quizá los más importantes, la evolución de Luis Alberto de Cuenca , La caja de plata, 1985, y el poeta Luis García Montero.

Dentro del mismo periodo, hay una tendencia vanguardista llamada poesía del silencio, un resto de la poesía experimentalista, representada por Olvido García Valdés, entre otros. Se trata de una poesía intelectual, de corte filosófico.

2d. En los años noventa, el auge de poetas mujeres, el intimismo y la llamada poesía del silencio se prolongarán, y los poetas jóvenes empezarán a utilizar las redes sociales, Internet y sus propios blogs para encontrar y difundir su poesía. Entre ellos se diversifican demasiadas tendencias: simbolismo, poesía de la experiencia todavía, surrealismo, barroquismo y clasicismo. Algunos de ellos: Juan Antonio González Iglesias, David Leo García y Luis Muñoz.

Antonio Gamoneda, M. Á. Velasco, Luis García Montero y Vicente Gallego.

 

 

 

MUCHACHOS.

Dicen que uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde: no es mi caso. Yo siempre supe valorar y amar lo que tenía.

Durante muchos años, he vivido y convivido con seres extraplanetarios, con bocetos sin terminar de hombres y mujeres, con ignorantes cabezas llenas de cochinadas y soledad, con cuerpos inarmónicos, con rebeldías agresivas, con silencios enfermos, con curiosidad inocente…

He hecho un cálculo, sin precisar demasiado. Han debido de ser unos seis mil. Parece mentira, pero esa es la cifra aproximada. Algunos, repetidos, como los cromos, pasaban por mi apisonadora varias veces; en otros casos, eran familias enteras, uno detrás de otro, que ya venían avisados de lo que se les venía encima: yo.

Los he abandonado convencida de que, en el fondo, a nadie le importan. Ni siquiera a la mayoría de sus padres, atareados en ganar dinero para pagar coches e hipotecas y convencidos de que sus hijos no pueden ser tontos, malvados ni agresivos. Otros, son presionados por sus educados progenitores  hasta el ahogo, hasta el terror, y cuando, incapaces ya de soportar ese peso ajeno, esos deseos y objetivos que no han elegido, la cuerda se rompe, los padres inocentes preguntan desolados por qué su hijo, tan bueno y tan obediente, se ha convertido en un monstruo de la noche a la mañana.

Se refugian en sus amigos, en sus colegas y en la fuerza del grupo para defenderse de un mundo que no comprenden: mi mundo.

Encerrados en una cárcel con vallas de varios metros, rodeados de normas escritas que no se cumplen nunca, perdidos entre pasillos donde no sienten respeto porque nada es respetable, se les deja hacer a su antojo para no ser tildado de tirano, pero nadie es capaz de hacerles entender que no es tiranía, sino autoridad y compromiso, coherencia y justicia lo que se les debería enseñar. Son semillas de futuros corruptos, porque incluso ese mundo marciano está corrompido y ellos lo saben. Hacer trampas, mentir, lloriquear, echar la culpa al de al lado, esperar al recreo y vengarse en un rincón solitario, saltar la valla, insultar al tirano por lo bajo, provocar, reírse… Todo vale.

Y no pasa nada. A nadie le importa. Nadie se pone frente a ellos para explicarles que no deberían estar en una cárcel, sino en una cola, esperando casi de rodillas que alguien limpio les enseñara el camino de la vida, con esfuerzo, con honradez, con valentía.

Son lo mejor de esta sociedad porque ni siquiera aposta han conseguido todavía llenarse de mierda: les faltan años, experiencia, sabiduría y maldad.

Y yo lo supe cuando tenía su edad y sigo sabiéndolo ahora, que he vivido con ellos la vida entera: son lo más  hermoso que tenemos, lo más inocente, lo más indefenso, lo más importante.  Incluso el más sucio de ellos, es capaz de mirarte a la cara, de frente, aunque solo sea para retarte, para averiguar hasta dónde puede llegar.

He sido feliz, muy feliz, aunque no podía decirlo. Si volviera a nacer, volvería a esa cárcel, o a otra, para volver a encontrarme con ellos, o con otros.

Ellos nunca me han engañado: son como son. Quiero creer que sabían que yo tampoco les he engañado nunca: también soy como soy. Y en ese juego, en esa vida en común, en ese ser de cada uno, ha transcurrido gran parte de mi vida. Por detrás, la basura que ellos no ven, la mentira, la corrupción la indiferencia del sistema, me ha golpeado las espaldas día a día.

No me ha importado. El sistema público de enseñanza de este país es una mierda. Una gran mierda que no le importa a nadie y cuando alguno, además de hacer gestos, protesta y se pringa, lo linchan como a un cerdo, eso sí, con una sonrisa encantadora y culta.

No me queda sino agradecer a esos locos rebeldes y vagos sus miradas: con ellas se puede llenar una vida entera. Gracias.