About lenguayliteanaozores

Apuro el tiempo libre colgando aquí pistas para recorrer el camino del aprendizaje de la lengua castellana, y española. Solo me compromete el deseo de ayudar. Sed todos bienvenidos.

COMENTARIO CRÍTICO SOBRE UN TEXTO PERIODÍSTICO. SOLUCIONADO Y EN ESQUEMA.

ESPERO QUE OS SEA DE UTILIDAD. SE TRATA DEL COMENTARIO CRÍTICO PROPUESTO PARA UN ARTÍCULO DE PABLO SEBASTIÁN.

comentario crítico de texto

 

Periodista de origen navarro, ha ocupado diferentes cargos en distintos medios de comunicación. Actualmente, es el presidente del diario digital República.  Husmead en su pasado, a ver si sois capaces de averiguar cuál es su ideología, su posición social y hasta dónde alcanza su poder. Es un ejercicio que no se os invita a hacer jamás y es indispensable. Me parece a mí que un universitario, o proyecto de serlo, no es tal si no es capaz de encontrar por sí mismo lo que se oculta bajo las palabras y las imágenes.

Anuncios

COMENTARIO DE TEXTOS: TIPOLOGÍA, ESTRUCTURA Y RELACIONES SEMÁNTICAS. CON SOLUCIÓN.

Enunciado

Lee el texto que tienes a continuación, y responde a las siguientes preguntas:

  • Determina a qué tipo de texto corresponde el escrito propuesto y justifica la respuesta con datos del propio texto.
  • Explica la estructura del texto.
  • Explica las relaciones semánticas que existen en el texto entre optimista / pesimista; pensiones / subsidios.
Viejecitos

EDUARDO HARO TECGLEN

Los cálculos de los demógrafos de la ONU son ‘pesimistas’, dicen los editorialistas. No lo creo. Bajar de 40 millones de habitantes que tiene España a 31 en 2050 me parece excelente. Ahora sobramos. Todo se ha preparado para eso: la electrónica; los ejércitos, el trabajo de la mujer. En el caso de que se mantengan trabajos humanos, como en lo que queda de la población agraria, podremos acoger a nueve millones de inmigrantes de los países arruinados. Todo se prepara con la clarividencia de la derecha capitalista para que vengan y tengan un trabajo meramente de subsistencia (o menos: El Ejido).

De ello vivirán los nuevos ancianos. La población española va a envejecer, y éste es otro tema de dolor de los editoriales, que, como se sabe, no tienen edad. España envejecerá más que el resto del mundo: una edad media de 55 años. Me parece una edad perfecta, y estoy seguro de que la vida media de los países baja en la medida en que son pobres. Ahora en África: antes, aquí mismo. Y hoy aquí: en las zonas pobres, es mucho más baja que en las de mejor renta. El punto de vista pesimista se basa en que la vejez es cara. Sabemos que no es así: pensiones o subsidios o ayudas con escasos. Sabemos, también, que podemos trabajar mucho tiempo si se nos deja seguir en lo nuestro, aunque seamos menos ‘agresivos’ de lo que piden los anuncios. Puede ser lógico que, al reducirse los puestos de trabajo por la introducción de la máquina, se reserven para la clase de edad dominante, porque se ha quedado con la fuerza del Gobierno y los otros poderes (salvo la Iglesia); pero los inmensos beneficios de tener una producción creciente entre un número cada vez menor de personas indica que podrán repartir mejores pensiones entre las ‘unidades de gasto’, como los malditos llaman a los que reciben más ayuda de lo que pagan.

La noticia de que Telefónica ha aumentado de manera singular sus ingresos hasta ser la más rica de España, seguida por Repsol, me llena de alegría: significa que pagarán impuestos más altos y subirán las pensiones. Hemos enriquecido a esas empresas: parte tendrá que revertir en nosotros. Por eso soy optimista. No sé si este Gobierno, que es un Gobierno de empresarios (y patrón él mismo, y muy malo con sus trabajadores, los funcionarios) o tendrá que ser otro.

Fuente: El País (01/03/01)

 

Guía didáctica

Tarea preliminar: lectura atenta del texto. Conviene numerar las líneas (de cinco en cinco) para favorecer la comprensión del texto y facilitar un sistema preciso de cita.

  1. Tipología del texto: 

    Para identificar adecuadamente la tipología del texto (una columna, es decir, un tipo de texto periodístico de opinión), cabe recurrir a los siguientes indicadores:

    • Localización del texto: un diario nacional de información general. Hay que prestar atención a aspectos como la sección en que ha sido publicado, el género periodístico (combinación de información y opinión, con predominio de esta última), el formato (en columna), la extensión, la intención y el propósito del autor.
    • Identificación del autor como columnista con una larga trayectoria en la prensa española.
    • Identificación de las modalidades textuales predominantes: exposición y argumentación; los elementos narrativos propios del texto periodístico estándar, en el que predominan los aspectos informativos, son mínimos (comienzo de los párrafos 1 y 3).
    • Presencia de abundantes elementos subjetivos: tiempos verbales y pronombres de primera persona (“no lo creo”, “me parece”, “sobramos”, “estoy seguro”, “sabemos”, “podemos”, “me llena”), adjetivos y otros elementos léxicos que presuponen críticas o juicios de valor (“la derecha capitalista”, “un trabajo meramente de subsistencia, o menos”, “la clase de edad dominante”, “los malditos”, “patrón muy malo con sus trabajadores”, etc.).
    • Presencia de un estilo personal, perceptible en determinados rasgos, como la preferencia por la yuxtaposición de oraciones, el empleo intencional de los paréntesis y el gusto por el enfoque paradójico e irónico.
  2. Explicación de la estructura del texto:El análisis de la estructura tiene que prestar atención a los siguientes aspectos:
    • Existencia de una estructura externa evidente, visible en los tres párrafos de que consta el texto, los cuales están vinculados entre sí mediante elementos anafóricos y conectores (“de ello”, “éste es otro tema”, “por eso”, etc.).
    • Progresión temática: cada uno de los párrafos desarrolla una idea relacionada con el conjunto. La relación mutua de los dos primeros párrafos es mucho más intensa (con la presencia del tema común del envejecimiento de la población) que la que existe con el párrafo final, más autónomo; este último enlaza con los anteriores a través del concepto de las pensiones.
    • Importancia de ciertos elementos léxicos: la presencia de los adjetivos “pesimista” y “optimista” al principio y al final del texto, respectivamente, da la clave para relacionar la estructura con el contenido paradójico e irónico del texto.
  3. Relaciones semánticas:Las relaciones semánticas a las que se refiere la pregunta son:
    • Optimista/pesimista: antonimia. Las dos palabras tienen significados opuestos. La relación de oposición entre sus significados está presente ya en los adjetivos óptimo y pésimo (dos superlativos etimológicos), a los que se aplica el sufijo derivativo —ista, uno de los más productivos en el castellano contemporáneo.
    • Pensiones/subsidios: sinonimia. Los dos sustantivos tienen significados semejantes. En realidad, se trata de un caso claro de sinonimia referencial, ya que en el contexto donde aparecen hacen referencia a la misma idea o al mismo campo semántico, del cual forma parte también, por cierto, el sustantivo ayudas, que aparece en la misma línea.

TOMADO DE LA EDITORIAL SANTILLANA.

ERRORES ORTOGRÁFICOS MÁS COMUNES: ESQUEMA.

 

A HA/A HA venido, HA escrito, HA dicho A todo el mundo……
  A VER/HABER A VER  si lo distinguimos del verbo HABER
AHÍ/HAY AHÍ no HAY cacahuetes. Aquí sí HAY
APTITUD/ACTITUD Adopto una ACTITUD agresiva cuando los demás no tienen APTITUDES artísticas.
B DEBIDO A Se DEBE con B
  DESHONRAR Significa poner DES  a la HONRA
DISCUSIÓN Y no “discursión”
DEL/AL DE+EL, A+EL, y no de él o a él.
E EDICIÓN Con una sola C
H HECHO/ECHO El HECHO es que ECHÓ tomate en el café
  HA/A Insisto: verbo y preposición. No confundir.
M MÁS Normalmente, con acento
P POR QUÉ/PORQUE POR QUÉ nadie sabe. PORQUE nadie escucha.
QU QUÉ, CUÁL, CUÁNDO, CÓMO Siempre con acento en preguntas y exclamaciones. Sin acento la respuesta.
R RELACIÓN Con una sola C
S SI NO/SINO SI NO crees en el SINO, SINO en la libertad, elige correctamente la forma que debes usar.

EJEMPLO DE ARGUMENTACIÓN DEL PROFESOR FRANCISCO RICO.

REPRODUZCO AQUÍ UN ARTÍCULO, TREMENDAMENTE PROVOCADOR Y VALIENTE, DE ALGUIEN QUE NO OFRECE DUDAS SOBRE SU CULTURA Y SU PREPARACIÓN: BASTE DECIR QUE ES MIEMBRO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA.

Fue publicado el 11 de enero de 2011 en la edición impresa del diario El País.

La letra en cursiva es del autor, pero las negritas y los subrayados son míos: intento hacer que distingáis la estructura del texto, aunque sea muy por encima.

—————————————————————————————————————————

Quizá no por entero, pero en aspectos importantes la “Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo”, etcétera, etcétera, es un golpe bajo a la libertad, una muestra de estolidez y una vileza. Vayamos, brevísimamente, por partes, y en cada una con solo un par de calas.

Golpe bajo. Dejemos de lado que no pocos de los argumentos contra el tabaco carecen de rigor científico y son simple fruto del desconocimiento, por las actuales insuficiencias de la investigación. (Como cuando hace unos años el aceite de oliva se consideraba malo para el colesterol y se excluía de la “sana dieta mediterránea” en la que hoy tanto se ponderan sus virtudes). Concedamos asimismo que la prohibición de fumar en muchos lugares públicos es una medida juiciosa. En muchos, sí, bien está, pero ¿en todos?

A los fumadores en ejercicio se les veta la entrada en multitud de sitios, mientras a nadie se le fuerza a ir a los bares o restaurantes que aquellos elijan. ¿Cuál es el problema para que los fumadores -clientes, dependientes y dueños- dispongan de lugares en que los no fumadores sean libres de no entrar? Cada uno puede hacer de su capa un sayo: contra su voluntad no hay por qué protegerlo de vagos peligros. Más de las tres cuartas partes de los españoles da por buena la existencia de locales para fumadores. La ley de marras es una efectiva restricción de la libertad y un estorbo a la conllevancia.

Estolidez. Los redactores de la ley confirman clamorosamente la opinión que de los políticos tiene la mayoría de los ciudadanos. La torpeza preside en especial la lista de espacios vedados al tabaco. Es patente que el legislador ha ido señalándolos a voleo, según se le pasaban por la cabeza, sin ninguna preocupación por el orden y la congruencia.

El artículo séptimo, así, cataloga los tales espacios desde la letra a hasta la equis. Al llegar a la erre menciona las “Estaciones de servicio y similares”. A continuación, en la ese, introduce una disposición universal y omnicomprensiva: “Cualquier otro lugar en el que, por mandato de esta ley o de otra norma o por decisión de su titular, se prohíba fumar”. Parece que ahí debiera acabarse la cosa. Pero no, el inventario vuelve a la enumeración particular: “Hoteles, hostales y establecimientos análogos”, etcétera, etcétera. Para acabar majestuosamente: “En todos los demás espacios cerrados de uso público o colectivo”. En comparación, la enciclopedia china de Borges es un modelo de lógica: “Los animales se dividen en a/ pertenecientes al Emperador, b/ embalsamados, c/ amaestrados, d/ lechones…”.

De las luces que exhiben los parlamentarios reos del texto baste solo otro espécimen: según el artículo octavo, quien en un hotel quiera el desayuno en su habitación de fumador tendrá que salir de ella para que el camarero se lo sirva y que volver a entrar cuando el camarero salga.

Vileza. Domina la ley el espíritu persecutorio, en un horizonte de entredichos y busca de culpabilidades (“incluso en los supuestos de infracciones cometidas por menores”), de aliento a la intolerancia y la discordia, y de cerrazón sectaria a la realidad de la vida y de los hombres.

En la España de otros tiempos se llamaba malsín al que “de secreto avisa a la justicia de algunos delitos con mala intención y por su propio interés”. Es un hecho que la ley y las incitaciones de la ministra de Sanidad están abriendo ya la puerta a los malsines. Nada tan fácil como la delación movida por conveniencias innobles, inquinas o malhumores, y anónima o presentada con una falsa identidad: no hay más que enviarla a cualquiera de las diligentes webs que le darán curso sin comprobar (así lo pregonan) “la veracidad de los datos expuestos por el denunciante”. No se trata de una presunción: insisto, es ya un hecho.

Donde la actitud inquisitorial y el celo puritano se precipitan vertiginosamente hacia la vileza es en el nuevo artículo 7 c, que generaliza la interdicción en los “centros, servicios o establecimientos sanitarios, así como en los espacios al aire libre o cubiertos comprendidos en sus recintos”. En ningún otro sitio estaría más justificado que ahí fijar lugares y excepciones para fumar (también marihuana). Pero los padres de la patria, hijos de moralinas abstractas y huérfanos de toda comprensión humana, desprecian las personas y las situaciones reales.

En las cárceles y en los psiquiátricos está autorizado fumar “en las zonas exteriores” o en “salas cerradas habilitadas al efecto”. A los viejos y discapacitados se les permite en las áreas ad hoc de los asilos, aunque de ningún modo al aire libre ni en sus habitaciones. Con los enfermos hospitalizados no hay la mínima complacencia. A los padecimientos que comporta verse en tal situación, el legislador añade, ensañándose, la tortura de la abstinencia. “¡Qué escándalo -debe de juzgar-, satisfacer los bajos apetitos de un paciente terminal -de cáncer de pulmón, pongamos- que no piensa en otra cosa que en echarse unos pitillos!”. Con absoluta desestima de los datos, de la voluntad y el sufrimiento ajenos, sacrifica al individuo cercano en el altar de un remoto ideal genérico. Líbrenos Dios de los altos principios.

P.S. En mi vida he fumado un solo cigarrillo.

Francisco Rico es miembro de la Real Academia Española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2011

Fue profesor visitante en la Universidad Johns Hopkins en 1965-1966. Es catedrático emérito de Literaturas Hispánicas Medievales en la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Real Academia Española desde 1987, así como de la Accademia dei Lincei, el Institut de France en la Académie des Inscriptions, la British Academy y otras. Doctor honoris causa por las universidades de Burdeos, Nápoles, Valladolid y Bolonia. En 2016 se le concedió la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes.

Ha editado clásicos medievales y del Siglo de Oro español, en especial el Quijote, y ha escrito sobre literatura e historia medieval y renacentista, con particular atención al Humanismo y sobre todo Petrarca. Ha dirigido asimismo la Historia y crítica de la literatura española (editada por Crítica, compuesta por nueve volúmenes, más nueve suplementos).

En la actualidad dirige la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española, iniciada en la editorial Crítica, bajo las pautas del Centro para la Edición de los Clásicos Españoles que el propio Rico promovió y dirige.

En 1998 ganó el XII Premio Internacional Menéndez Pelayo, en el 2004 el Premio Nacional de Investigación Ramón Menéndez Pidal y en el 2013 el Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald y el Premio Internacional Alfonso Reyes del Colegio de México.

(UN TROCITÍN DE SUS MÉRITOS, TOMADOS DE LA WIKIPEDIA, SIN MÁS).

EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO: RESUMEN Y ANÁLISIS DE LECTURA.

Tomado de     http://www.auladeletras.net/Aula_de_Letras/Literatura.html, web del profesor González -Serna que vuelvo a recomendaros.

Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de
centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor
vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar
que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar a donde van, yo
salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo.
Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo
único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura.
J.D. Salinger, El guardián entre el centeno.

2. El texto literario.
Argumento.

La novela relata el viaje de Holden desde el momento en que es expulsado de la escuela
de Pencey hasta que llega de nuevo a su hogar psicológicamente muy afectado. A lo
largo de este viaje, Holden ha de enfrentarse al mundo adulto en el que por su edad ya
está a punto de ingresar y siente la nostalgia por la inocencia infantil perdida.

2.2. Temas.
· La crítica hacia la hipocresía de las personas y de la sociedad es, probablemente,
el tema principal de la novela.
· La denuncia del mundo adulto, marcado en todas las ocasiones por lo miserable,
lo sucio, la falsedad, lo brutal y la degeneración.
· La nostalgia de la infancia como la época de la vida en la que únicamente es
posible la pureza, la inocencia y la sinceridad.

2.3. Personajes.

Holden Caulfield es el protagonista absoluto de la novela. Todo el relato está narrado desde su perspectiva y lo que el texto nos ofrece es simplemente su visión del mundo sin filtrar a través un narrador adulto.
Son muchos los personajes que aparecen en la novela. En la mayoría de los casos estánpoco desarrollados y Salinger los utiliza para establecer el desesperanzador panorama
social que presenta la novela. Podríamos intentar clasificarlos en los siguientes grupos:

· La familia Caufield.

En la novela solamente se hace presente Phoebe, la hermana menor de Holden, pero la importancia de los ausentes es tal que las alusiones de Holden a ellos es constante, sobre todo en el caso de los hermanos(Allie y DB), ya que los padres no tienen presencia efectiva, ni directa ni indirecta, lo cual también resulta significativo para el establecimiento del conflicto generacional del protagonista.

· Los niños.

Son pocos los niños que aparecen en la novela, pero todos ellos presentan una caracterización positiva, asociados a la ingenuidad, la inocencia, pureza y sensatez (el caso de Phoebe, la hermana de Holden, es el másemblemático). Los niños representan el “deseo” de Holden, frente a la “realidad”del mundo adulto o adolescente.
· Los jóvenes.

Los adolescentes y jóvenes que pueblan la novela presentan una caracterización negativa porque intentan ya vivir como “adultos” y, por tanto, aparecen contagiados de los defectos del mundo adulto: hipocresía, vicio, violencia. El propio Holden, aunque viéndose diferente al resto, en algunos momentos se contagia de esa forma de vida, como sucede en el viaje en autobús hasta Nueva York. De todos esos jóvenes degradados tan sólo puede salvarse Jane, amor de Holden, aunque el suyo es más un amor infantil que se rompe ante la Jane que tiene una cita con Stradlater.

· Los adultos.

Ni que decir tiene que el adulto, como colectivo, se convierte en el verdadero antagonista de Holden Caufield. Algunos adultos ofrecen en la novela aspectos que podría salvarlos, pero se convierten definitavamente en seres enemigos del protagonista por otras cuestiones. Es lo que sucede con los dos
profesores con los que Holden parece tener una mejor relación y que precisamente sirven para abrir y cerrar la novela al entrevistarse con el  protagonista.

2.4. La estructura.

La estructura argumental de la novela adopta el tradicional motivo del viaje que lleva,en este caso, al protagonista desde Pencey hasta su casa en Nueva York. A través de dicho viaje y sus diferentes etapas (colegio, hotel, casa del profesor, hogar) Salinger traza su radiografía de una sociedad materialista, hipócrita y sin capacidad de ofreceresperanza al adolescente.
La estructura temporal también es muy clásica, pariendo de un presente de la narración desde el que el protagonista vuelve a los acontecimientos de un año antes que explican la situación de inestabilidad mental en la que se encuentra. La técnica de la analepsis se complica aún más al saltar Salinger en determinadas ocasiones al pasado más lejano del protagonista: la muerte de su hermano Allie, la relación con DB o la experiencia amorosa con Jane.

Análisis.

· El protagonista de la novela es un adolescente que se enfrenta a su tránsito de la infancia a la vida adulta. Se encuentra, por tanto, en una situación vital equivalente a la del alumno de los últimos cursos de Secundaria.
· A diferencia de lo habitual en la narrativa juvenil actual, el protagonista y otros personajes que pueblan la novela no son modelos de lo que podríamos llamar “lo políticamente correcto”. Este hecho pone al lector en la necesidad de valorar por sí mismo las acciones y los pensamientos de los personajes, evitando de esta manera engullir el texto sin meditar sobre el mismo.
· En la novela no nos encontramos con la exposición de una serie de valores que deben creerse con fe ciega, sino con la vida y la problemática de un muchacho en una situación bastante normal que para él se convierten en una verdadera losa existencial.
· La novela es eminentemente reflexiva y en ella la acción prácticamente no tiene presencia, salvo en contadas ocasiones. Esta característica del relato que choca bastante con el lector novel, convierte la obra de Salinger en una buena herramienta para introducir a los futuros lectores en un tipo de literatura al que no se encuentran acostumbrados.
· En la misma línea de lo anterior, lo escasamente satisfactorio del desenlace de la novela puede ser de gran interés para familiarizar a nuestros alumnos con unos textos en los que el happy end que tranquiliza el alma del espectador no se hace presente.