About lenguayliteanaozores

Apuro el tiempo libre colgando aquí pistas para recorrer el camino del aprendizaje de la lengua castellana, y española. Solo me compromete el deseo de ayudar. Sed todos bienvenidos.

COMENTAR TEXTOS. PARA 3º ESO. SEGUNDA y TERCERA PARTES.

INTRODUCCIÓN AL COMENTARIO DE TEXTOS. 2

“En lo alto de la escalera, en el descanso del primer piso, doña Paula, con una palmatoria en una mano y el cordel de la puerta de la calle en la otra, veía silenciosa, inmóvil, a su hijo subir lentamente con la cabeza inclinada, oculto el rostro por el sombrero de anchas alas.

Le había abierto ella misma, sin preguntar quién era, segura de que tenía que ser él. Ni una palabra al verle. El hijo subía y la madre no se movía, parecía dispuesta a estorbarle el paso, allí en medio, tiesa, como un fantasma negro, largo y anguloso.

Cuando De Pas llegaba a los últimos peldaños, doña Paula dejó el puesto y entró en el despacho. Don Fermín la miró entonces, sin que ella le viese.

Reparó que su madre traía parches untados con sebo sobre las sienes; unos parches grandes, ostentosos.

«Lo sabe todo» pensó el Provisor. Cuando su madre callaba y se ponía parches de sebo, daba a entender que no podía estar más enfadada, que estaba furiosa. Al pasar junto al comedor, De Pas vio la mesa puesta con dos cubiertos. Era temprano para cenar, otras noches no se extendía el mantel hasta las nueve y media; y acababan de dar las nueve.

Doña Paula encendió sobre la mesa del despacho el quinqué de aceite con que velaba su hijo.

Él se sentó en el sofá, dejó el sombrero a un lado y se limpió la frente con el pañuelo. Miró a doña Paula.

-¿Le duele la cabeza, madre?

-Me ha dolido. ¡Teresina!

-Señora.

-¡La cena!

Y salió del despacho. El Provisor hizo un gesto de paciencia y salió tras ella. «No era todavía hora de cenar, faltaban más de cuarenta minutos… pero ¿quién se lo decía a ella?».

Doña Paula se sentó junto a la mesa, de lado, como los cómicos malos en el teatro. Junto al cubierto de don Fermín había un palillero, un taller con sal, aceite y vinagre. Su servilleta tenía servilletero; la de su madre no (…)”.

 

Vamos a buscar ahora información sobre la obra y el autor a los que pertenece el fragmento. Se supone que, en un examen, lo has estudiado y puedes hablar de ello.

Intenta seguir algún orden en la exposición.

  1. El fragmento pertenece al capítulo XV de La Regenta, novela realista de la segunda mitad del XIX, escrita por Leopoldo “Alas” Clarín.

2.- Empieza a desarrollar todos los elementos anteriores: características generales de la obra, otras obras del autor y características. El autor, sin biografía, caracteres propios de su ideología, estilo e importancia y cualquier otro dato fundamental, teniendo siempre en cuenta el tiempo de que dispones y organizando lo que sabes con astucia, sin dejar huecos ni hacer enumeraciones si no puedes completarlas.

 

Una vez hecho esto, lo único que debes tener en cuenta de esta parte en el resto del comentario es aquel dato, o datos, que te sirvan para explicar el fragmento que se te pide analizar. Por ejemplo: si ya has dicho cuál es el estilo de Clarín y sabes de qué trata la obra, podrás analizar fácilmente el problema entre el Provisor y su madre.

A partir de ahora, tu comentario se centrará, exclusivamente, en el fragmento de arriba. No lo olvides.

INTRODUCCIÓN AL COMENTARIO DE TEXTOS 3

1.- Empieza por buscar el tema de este fragmento y no hagas trampas: no es un título, ni es la novela. Procura que se corresponda con la idea principal del fragmento, sin la cual, éste desaparece. Por ejemplo, ¿Crees que el tema podría ser ” una cena”? Si no lo crees, reflexiona y encuentra la razón de tu negativa. Busca hasta encontrar una frase corta, una línea que recoja la idea básica del fragmento. Si el tema te parece original o crees, por el contrario, que es típico del autor, de su época o del movimiento a que pertenece y estás muy seguro, puedes comentarlo también.

2.- Resume el contenido argumental del mismo, no hace falta que respetes el orden en que aparecen las ideas y no repitas el fragmento: ese es un fallo imperdonable en un comentario de textos. No debes explicar lo que dice, sino resumirlo con tu propio estilo de de forma ordenada y lógica.

3.- Intenta señalar las partes del contenido. Ten en cuenta para ello: párrafos, subtemas, cambios de forma de expresión, cambio de personajes, etc. Debes explicar en cuántas partes has dividido el contenido y por qué.

 

 

 

COMENTAR TEXTOS. PARA 3º ESO.

INTRODUCCIÓN AL COMENTARIO DE TEXTOS. 1

PRETENDO QUITAROS EL MIEDO A COMENTAR UN TEXTO. TENDRÉIS QUE HACERLO TARDE O TEMPRANO. VOY A OLVIDARME DE LA ORTODOXIA. OS GUÍO POR EL CAMINO DE LA LÓGICA Y DEL SENTIDO COMÚN. ÉSTE PODRÍA SER EL COMIENZO.

 

En lo alto de la escalera, en el descanso del primer piso, doña Paula, con una palmatoria en una mano y el cordel de la puerta de la calle en la otra, veía silenciosa, inmóvil, a su hijo subir lentamente con la cabeza inclinada, oculto el rostro por el sombrero de anchas alas.

Le había abierto ella misma, sin preguntar quién era, segura de que tenía que ser él. Ni una palabra al verle. El hijo subía y la madre no se movía, parecía dispuesta a estorbarle el paso, allí en medio, tiesa, como un fantasma negro, largo y anguloso.

Cuando De Pas llegaba a los últimos peldaños, doña Paula dejó el puesto y entró en el despacho. Don Fermín la miró entonces, sin que ella le viese.

Reparó que su madre traía parches untados con sebo sobre las sienes; unos parches grandes, ostentosos.

«Lo sabe todo» pensó el Provisor. Cuando su madre callaba y se ponía parches de sebo, daba a entender que no podía estar más enfadada, que estaba furiosa. Al pasar junto al comedor, De Pas vio la mesa puesta con dos cubiertos. Era temprano para cenar, otras noches   -488-   no se extendía el mantel hasta las nueve y media; y acababan de dar las nueve.

Doña Paula encendió sobre la mesa del despacho el quinqué de aceite con que velaba su hijo.

Él se sentó en el sofá, dejó el sombrero a un lado y se limpió la frente con el pañuelo. Miró a doña Paula.

-¿Le duele la cabeza, madre?

-Me ha dolido. ¡Teresina!

-Señora.

-¡La cena!

Y salió del despacho. El Provisor hizo un gesto de paciencia y salió tras ella. «No era todavía hora de cenar, faltaban más de cuarenta minutos… pero ¿quién se lo decía a ella?».

Doña Paula se sentó junto a la mesa, de lado, como los cómicos malos en el teatro. Junto al cubierto de don Fermín había un palillero, un taller con sal, aceite y vinagre. Su servilleta tenía servilletero; la de su madre no (…)”.

 

Lo que acabas de leer es un fragmento de “La Regenta”. Empecemos por releer y entresacar algunas ideas básicas, por tanto, contesta a las siguientes preguntas:

1.- Dónde están.

  1. -Qué hora es.

3.- Quiénes son.

4.- Por qué parecen estar enfadados.

5.- Define, si hace falta, con el diccionario: Provisor, taller, palillero, sebo, quinqué, palmatoria y cordel.

6.- En qué época nos encontramos y en qué lugar.

7.- Forma todos los campos semánticos que seas capaz de encontrar y atiende muy cuidadosamente al sector de la realidad al que hacen mención.

8.- Vigila las categorías gramaticales que más abundan. Empieza por buscar: verbos, de acción o pensamiento, adjetivos y sustantivos. Compara su abundancia y también si forman o no parte de campos semánticos.

9.- Intenta recordar el argumento de la obra, si no, busca información.

Al acabar, debes entender perfectamente el texto, conocer el tema, sospechar su estructura y qué accidentes gramaticales son más abundantes, además de tener claros modo de expresión y tipo de texto, es decir: si es narración, descripción, diálogo, etc., y si se trata de un artículo, de una novela, de un ensayo o de un poema épico, por ejemplo.

Aunque te parezca extraño, todavía no has empezado a comentar nada. Los datos que encuentres ahora, te servirán después.

Empieza a escribir en limpio: 1.- Análisis del vocabulario. Pon tus observaciones sobre las palabras definidas y los campos semánticos, nada más.

 

 

TAN LEJOS Y TAN CERCA…

Sí. Aunque parezca increíble. Es quien parece ser. Y siendo quien es, escribe y publica cuentos, adapta obras clásicas, y menos clásicas, y se pasea por los patios y dependencias de un enorme caserón, o dos.

Le conocéis, sin ninguna duda, pero no tanto como os parece. Esto es lo que ignoráis de él. Ahora, podréis haceros, y hacerle, muchas preguntas. Seguramente, os responderá. Responder es una de nuestras manías.

20150304_190017

Y este, uno de sus cuentos. Punto muerto.

Punto muerto. Cuento. José M.

Estos, algunos de sus trabajos, de los que no vemos ni  veis.

ENLACES JOSÉ MANUEL

¡Buen provecho!

EL RENACIMIENTO. DOS RESÚMENES PRÁCTICOS.

Os dejo los que el bendito servidor me deja subir. Son de mi cosecha, pero el formato de alguno me parece incómodo.

Ahí van:

TEMAS Y FORMAS DEL RENACIMIENTO

Narrat. med.,ren., barr.

MATILDA Y EL VIAJE ALUCINANTE. LECTURAS PARA 1º Y 3º.

MATILDA, DE ROALD DAHL:

http://www.pdf-archive.com/2014/10/26/matilda/matilda.pdf

EL VIAJE ALUCINANTE, DE ISAAC ASIMOV:

http://laprensadelazonaoeste.com/LIBROS/Letra.A/A/Asimov,%20Isaac%20-%20Viaje%20Alucinante.pdf

 

ROALD DAHL.  ISAAC ASIMOV.

ALATRISTE. UNA AYUDA PARA SU COMPRENSIÓN.

Reproduzco fragmentos de estudios y comentarios que pueden ayudaros a entender y contextualizar la novela.

Las Lanzas, La Rendición de Breda

Autor: Velázquez

Fecha: 1635

El escenario histórico que sirve de telón de fondo a este relato literario es la España de Felipe IV, quien comienza su reinado en 1621 Será éste también el inicio de la decadencia que va a caracterizar la política, la economía, la sociedad e incluso la moral en nuestro país, a lo largo del siglo XVII.
Es el mal llamado Siglo de Oro (denominación sólo justificada en el mundo de las artes y las letras), que estuvo plagado de derrotas gloriosas, corrupción, picaresca y miseria, y que, como el propio Iñigo Balboa reconoce en alguna de sus meditaciones: “( … ) lo cierto es que quienes lo vivimos y sufrimos, de oro vimos poco; y de plata, la justa».
Con su llegada al trono, Felipe IV inicia una política destinada a obtener prestigio como reacción al pacifismo de gobernantes anteriores, que habían desacreditado a la monarquía. Este factor será determinante para que, al igual que ocurriera con su padre, Felipe III, deje el Gobierno en manos de los validos, quienes manejarán la política y el poder a su antojo, en detrimento de la imagen del monarca.
En estas primeras décadas del siglo, Europa se halla sumida en un grave conflicto –la guerra de los Treinta Años-, y Felipe IV ha de hacer frente, una vez terminada la tregua de los Doce Años, al reinicio de los enfrentamientos con los Países Bajos, y a las importantes derrotas que sufrieron los tercios españoles y que finalmente supondrán la desaparición del imperio europeo de los Austrias, con la firma de la paz de Westfalia, en 1648.
No era mejor la situación dentro de nuestras fronteras, pues la política interior estaba supeditada a las exigencias de la exterior. Con estas limitaciones, el monarca hubo de hacer frente a la corrupción administrativa, contener la despoblación y los problemas demográficos provocados por las guerras, las epidemias de peste y la expulsión de los moriscos (1609-1614), y luchar contra la recesión económica provocada por el descenso de metales preciosos provenientes de América y los gastos que exigían las continuas guerras.
En contraste con este ambiente de decadencia, se produjo un resurgimiento en las artes; especialmente, en la literatura. El XVII es un siglo pletórico en obras maestras de todos los géneros. Nos encontramos ante el arte de la Contrarreforma, que huye de la sencillez y naturalidad renacentistas. La lengua se ve invadida por metáforas, cultismos y neologismos, y aparecen dos corrientes literarias: el culteranismo (importancia de la forma), representado por Góngora, y el conceptismo (predominio del concepto), abanderado por Quevedo; autores enfrentados en juegos de ingenio y peleas dialécticas, mientras adquirían fama y sus composiciones corrían de mano en mano.
El Barroco, popular y conservador, conecta rápidamente con la sensibilidad del pueblo, y el teatro experimenta un gran auge, unido al fenómeno de los corrales y al gusto del público por este tipo de espectáculo, en el que encontraban representadas sus más hondas preocupaciones (el honor, la honra, la limpieza de sangre … ). Es la época del Quijote y de la picaresca; una época en la que las novelas recogen magistralmente el reflejo de una sociedad que se debate entre el esplendor y la miseria.
Hagamos por último una breve referencia a la moral de esa sociedad, en un país lleno de contrastes y en el que confluyen diversas culturas, en medio de una profunda crisis. Esta situación de conflicto tiene su origen, en gran medida, en la reforma protestante promovida por Lutero, que supone, por un lado, la denuncia de muchos de los valores considerados inmutables pero, por otra parte, favorece la recuperación en muchas capas de la sociedad de un fervor religioso que se había ido perdiendo y que perdurará muchos años.
PERSONAJES HISTÓRICOS

Felipe IV
Nació en 1605 en Valladolid. Contrajo matrimonio con Isabel de Borbón (1615) y Mariana de Austria (1648). Durante muchos años, hasta 1643, quien manejó los resorte del poder fue su valido, el conde-duque de Olivares. Las reformas que intentó emprender fracasaron; de igual modo, victorias como las de Breda o Nordlingen no impidieron que el imperio español se sumiera en la decadencia. Durante su reinado se sublevaron en Cataluña, Nápoles y Portugal y se perdieron los Países Bajos (tras la batalla de Rocroi y la paz de Westfalia), el Rosellón y Cerdeña. Murió en 1665.
Ambrosio de Spinola
Capitán general español, obtuvo grandes éxitos con los tercios españoles de Flandes. Participó en la “Guerra de los 30 años”. Logró la rendición de Breda, inmortalizada por Velázquez. Su ascenso provocó la envidia del conde-duque de Olivares que procuró apártalo de sus éxitos. Decepcionado, se retirará a Castelnuovo, donde morirá.
Lope de Vega
Escritor madrileño. En sus obras consigue crear un mundo artificial, el que la diversión y el entretenimiento no permitan ver la cruda realidad.
Luis de Góngora
Escritor cordobés, magnifica muestra de culteranismo.
Calderón de la Barca
Escritor madrileño, de gran originalidad y perfección en sus creaciones teatrales. En sus obras trata todos los temas, estableciéndose una lucha intelectual con los problemas de su época.
Francisco Quevedo
Escritor madrileño. Refleja en sus obras, una visión trágica de la vida, de desencanto y desolación. Sensible y comprometido con la dura realidad social de la época.