ARGUMENTOS: TIPOS Y EJEMPLOS PRÁCTICOS.

1. Un tipo especial de razonamiento no válido o falacia es el llamado círculo vicioso, del que el texto siguiente, letra de una canción de Chicho Sánchez Ferlosio, es un ejemplo muy conocido:

 (...)Quiero conocer a aquel, hablarle y decirle "hola". 
      ¿No le has visto la pistola?, deja esa vaina, Javier.

      ¿Por qué la pistola? Porque tiene miedo
      ¿Por qué tiene miedo? Porque no se fía 
      ¿Por qué no se fía? Porque no se entera 
      ¿Por qué no se entera? Porque no le hablan 
      ¿Por qué no le hablan? Por llevar pistola

    Eso mismo fue lo que yo le pregunté. ¿Por qué la pistola? 
    Eso mismo fue lo que yo le pregunté. ¿Por qué no trabaja? 
    Eso mismo fue lo que yo le pregunté. ¿Por qué esta tan triste? 
    Eso mismo fue lo que yo le pregunté.  ¿Por qué esta de jefe? (...).

2.Argumentación retórica: se juega con multitud de recursos que buscan convencer y
 persuadir a través de equívocos conceptuales, uso de la ironía, las imágenes humorísticas 
o burlescas, etc.

 El fundamentalismo ataca de nuevo.  El fundamentalismo occidental, me refiero.  El Papa parece partidario de resolver esta guerra mediante la oración.  Son orapronobis como misiles espirituales con los que bombardea a su Alá de triángulo todos los días.  Al Espíritu Santo lo trae loco y la Santísima Trinidad anda por los palomares y tiendas de aves del mercado de Santa Isabel, disfrazada la paloma de perdiz roja, entre la caza y los animales de pelo pluma que han subido de precio con esto del Golfo.  El señor Bush también reza entre horas, sólo que en plan protestante. El Dios luterano, calvinista y erasmista, se aparece todos los días en la Casa Blanca a la hora de sacudir las alfombras, da buenos consejos tecnológicos al Pentágono y hasta les explica por dónde cae Palestina, que él es de allí, o sea Cristo, y conoce mejor el terreno y a sus paisanos.  Luego se duerme las grandes siestas en la sala oval y hasta hace un poco de yoga para conservarse eterno.

                        Los judíos de Wall Street, todo el día con la Torah y las cotizaciones del petróleo.  Unos miran para la Meca, otros para el Muro de las Lamentaciones y otros para el Empire State Building, que es el minarete de los muecines del capitalismo.  En este plan.  El fundamentalismo occidental cristiano, el fanatismo democrático de un pueblo que asesina a sus presidentes, desde Lincoln a Kennedy, es la gran fuerza espiritual que está moviendo esta guerra frente al materialismo/monetarismo islámico, con su sucio petróleo y su pragmatismo bélico.

                        La democracia, la libertad, la persona humana y otros pleonasmos solemnes del fundamentalismo occidental, que parecía dormido, son palabras de Mahoma tomista y pascaliano que cantan de nuevo en los discursos de Bush y Felipe González, en los editoriales del New York Times y en la elocuencia cuartelera de los generales de la OTAN.  En Inglaterra, el señor Major ha despertado el viejo fundamentalismo imperial de Gran Bretaña, y las leidis se reúnen en el atardecer episcopaliano para rezar a Kipling.

                        Es, en fin, el viejo fundamentalismo del orden, la libertad, los valores cristianos, el librecambismo, la moral católica y la plusvalía, algo que parece dormido, pero siempre vuelve, gracias a Dios.

F. UMBRAL, Diario de la Paz, 7-11-1991

El texto de Umbral es un ejemplo de todo ello: compara el concepto conocido, fundamentalismo islámico, con el concepto que es fruto de la defensa de su tesis: existe un fundamentalismo occidental. A partir de ahí, mezcla, compara y confunde ambos, utiliza argumentos religiosos de ambos lados, imágenes burlescas, etc. Recuerdo que estamos en el contexto histórico de la Guerra del Golfo.

Ambos textos han sido usados como ejemplos de estos dos tipos de argumentación poco conocidos y menos estudiados. Quizá os sean de utilidad.

Añado un esquema sobre los tipos de argumentos que pueden darse en cualquier texto argumentativo, recordando que tanto las demostraciones científicas como los textos publicitarios y toda la gama intermedia son argumentativos en tanto en cuanto pretenden convencer.

ARGUMENTACIÓN SOBRE LA TESIS:

Su objetivo es defenderla de modo más o menos racional.

DE CARÁCTER LÓGICO.

  1.                                                            Razonamientos: silogismos.
  2.                                                           Ejemplos.
  3.                                                           Generalizaciones.
  4.                                                           Argumentos de autoridad.

2. DE CARÁCTER ANALÓGICO:

  1.                                                            Comparaciones.
  2.                                                            Contrastes.
  3.                                                            Imágenes y metáforas.

ARGUMENTACIÓN AFECTIVA.

Usados con la idea básica de conmover al receptor.

  1.                                                                Argumentos retóricos.
  2.                                                                Elementos connotativos.
  3.                                                                Epítetos.

 

 

 

 

 


		
Anuncios

LA ARGUMENTACIÓN. 2º BACHILLERATO PAU… Y CUALQUIERA.

 EXPOSICIÓN SOBRE LA ARGUMENTACIÓN Y LA FORMA DE LLEVARLA A CABO. LEED HASTA EL FINAL. HAY MÁS INFORMACIÓN.

—————————————————————————————————————————————————————————————-

La argumentación

Argumentar significa defender una idea o una opinión aportando un conjunto de razones que justifiquen nuestra postura.

La argumentación tiene una importancia enorme en la vida social. Utilizamos la argumentación para justificar nuestros pensamientos o nuestros comportamientos, para persuadir a los demás de nuestros puntos de vista, para influir sobre el comportamiento de los otros, como base para la toma de decisiones… De hecho, ámbitos de tanta importancia social como la política o la administración de justicia se basan en la argumentación.

La capacidad para argumentar correctamente suele ir emparejada con la capacidad de influir sobre las personas y es un reflejo de la organización del pensamiento.

 

Elementos de la argumentación

En toda argumentación podemos distinguir tres elementos: el objeto de la argumentación, la tesis y los argumentos.

  • El objeto de la argumentación es el tema sobre el cual se argumenta. Por ejemplo, la situación política actual, el tráfico en las ciudades o el examen de selectividad pueden ser temas de argumentación.
  • La tesis es la postura que el argumentador tiene respecto al tema objeto de argumentación. Éstas son, por ejemplo, dos posibles tesis en relación al tema «El examen de selectividad»:
    • El examen de selectividad es necesario.
    • El examen de selectividad es innecesario.
    • Los argumentos son las razones en las que basamos nuestra postura ante el tema objeto de la argumentación. Por ejemplo, la tesis «El examen de selectividad es necesario» puede sustentarse en los siguientes argumentos:
    • Conviene que se forme a la gente para aquellos puestos que necesita el país.
    • Hay que evitar que los estudiantes se concentren en algunas carreras para las que luego no hay salida.
    • Debe haber un examen que mida por igual a todos los estudiantes con independencia del centro del que procedan.

    Lógicamente los argumentos deben estar directamente relacionados con el objeto de la argumentación y con la tesis que defiende.

     

    Tipos de argumentación

    Unas veces nos vemos obligados a argumentar para defender una idea u opinión propia o aceptada por nosotros; otras veces, en cambio, nuestra argumentación no pretende mostrar la bondad o validez de nuestra postura, sino mostrar nuestro desacuerdo con una postura diferente a la nuestra. Por eso, y según el objetivo que se pretenda alcanzar, se habla de dos tipos de argumentación: la argumentación positiva y la argumentación negativa.

    • La argumentación positiva o prueba consiste en presentar argumentos que respalden nuestra postura ante el tema objeto de la argumentación.
    • La argumentación negativa o refutación consiste en aportar argumentos que sirvan para rechazar los argumentos contrarios a nuestra postura.

     

    Clases de argumentos

    A la hora de preparar una argumentación se pueden utilizar diferentes clases de argumentos. Los más importantes son los argumentos racionales, los de hecho, los de ejemplificación y los de autoridad.

    • Argumentos racionales. Los argumentos racionales son aquellos que se basan en las ideas y verdades admitidas y aceptadas por el conjunto de la sociedad. Un ejemplo de argumento racional para apoyar la tesis «No hay que contaminar el mar» seria el siguiente:

    El mar es una fuente de vida.

    • Argumentos de hecho. Los argumentos de hecho son aquellos que se basan en pruebas observables. Por ejemplo, la tesis «Este año ha llovido muy poco» puede sustentarse en un argumento de hecho como el siguiente:

    Los pantanos están a un tercio de su capacidad.

    • Argumentos de ejemplificación. Los argumentos de ejemplificación son aquellos que se basan en ejemplos concretos. Así, la tesis «La mayoría de los países desarrollados aprovechan sus residuos», se puede apoyar en argumentos de ejemplificación como los siguientes:

    Alemania recicla su papel usado desde hace muchos años.

    Japón fabrica objetos de plástico a partir de plástico ya usado.

    • Argumentos de autoridad. Los argumentos de autoridad son aquellos que están basados en la opinión de una persona de reconocido prestigio. Por ejemplo, la tesis «En todas las épocas, el dinero ha tenido un gran poder», se puede apoyar en el siguiente argumento de autoridad:

    Ya dijo Quevedo: «Poderoso caballero es don dinero».

     

    Estructura del texto argumentativo

    Los textos argumentativos suelen estructurarse en cuatro partes claramente diferenciadas: la presentación, la exposición de los hechos, la argumentación y la conclusión.

    • La presentación es una especie de introducción que da comienzo al discurso. Tiene como finalidad presentar ante el receptor el tema sobre el que se va a argumentar. Además, el argumentador intenta generalmente captar la atención del destinatario y despertar en él una actitud favorable.
    • La exposición de los hechos tiene como objeto enumerar y explicar los hechos que se consideran fundamentales y presentar la tesis de forma clara y concisa.
    • La argumentación suele ocupar la parte central del texto y contiene los argumentos que apoyan la tesis o postura del argumentador.
    • La conclusión es la parte final del texto argumentativo. Debe contener un resumen de lo expuesto y recoger tanto la tesis del argumentador como los argumentos principales. La conclusión es la última oportunidad que tiene el emisor para convencer al destinatario de sus ideas u opiniones.

    La lógica argumentativa

    Para que una argumentación sea correcta, los razonamientos deben estar sujetos a las leyes de la lógica. Cuando en un texto argumentativo la lógica no se utiliza o se utiliza incorrectamente, entonces nos encontramos ante una mala argumentación.

    Una mala argumentación se produce muchas veces como consecuencia de la ignorancia o inexperiencia del argumentador. Pero en ocasiones se recurre a argumentaciones incorrectas de forma consciente, con la intención de convencer al destinatario del mensaje por medios no racionales.

    Errores en la argumentación

    En general, podemos hablar de dos grandes tipos de argumentos no sujetos a las leyes de la lógica: los argumentos incorrectos y los falsos argumentos.

    • Los argumentos incorrectos se derivan de la mala utilización de la lógica argumental, y son especialmente frecuentes en las personas inexpertas. Entre ellos destacan los siguientes:
    • Elevar lo particular a la categoría de general. Este error se basa en hacer generalizaciones a partir de uno o varios datos que resultan insuficientes. Por ejemplo: Tengo un vecino alemán que ha aprendido español en dos meses, luego a todos los alemanes les resulta muy fácil aprender español.
      • Incurrir en círculos viciosos. Es un error que consiste en utilizar dos hechos indistintamente como causa y consecuencia. Quien cae en este error no hace más que dar vueltas a las ideas sin aclarar nada. Por ejemplo: Mi hermana no viene a verme porque no me quiere, luego mi hermana no me quiere porque no viene a verme.
      • Establecer falsas relaciones de causa–efecto. Por ejemplo: He pasado por debajo de una escalera y después me he caído, luego pasar por debajo de una escalera da mala suerte.
      • Los falsos argumentos son, en realidad, modos de persuasión ajenos a la lógica argumental. Los más utilizados son los siguientes:
      • Apelar a los sentimientos del destinatario. Este procedimiento persuasivo va desde el halago hasta la compasión pasando por la amenaza. Por ejemplo: Como ustedes son personas inteligentes y muy preparadas científicamente, sabrán comprender la importancia que tiene la teoría que defiendo.
      • Apelar a la importancia, al prestigio o a la autoridad del emisor. Este tipo de argumentación trata de captar la adhesión incondicional del destinatario o del auditorio no por la tesis en sí, sino por la persona que la defiende. Se utilizan, por ejemplo, cuando el argumentador emplea falsos argumentos como éste: Ustedes saben que yo nunca defendería nada que no fuera cierto…

—————————————————————————————————————————————————————————————-

HAY UN ESQUEMA BASTANTE INTERESANTE BAJO EL LOGOTIPO DE LA PÁGINA, EN INICIO, DONDE TAMBIÉN ENCONTRARÉIS INFORMACIÓN DE OTROS ASUNTOS.

ADEMÁS, DEJO UN ESQUEMA PERSONAL, MUY BÁSICO, SOBRE LOS ELEMENTOS PROPIOS DE LAS TIPOLOGÍAS EXPOSITIVO-ARGUMENTATIVAS, PERIODÍSTICAS Y LITERARIAS.

TIPOLOGÍA Y ANÁLISIS DE TEXTOS, BLOQUE 1

POR ÚLTIMO, UNA CLASIFICACIÓN DE ARGUMENTOS TOMADA DE LA PÁGINA DEL PNTIC,  ES DECIR, DE LOS RECURSOS DE NUESTRO MINISTERIO :

Tipos de argumentos:

Según su capacidad persuasiva.                                       

La pertinencia: Los argumentos pertinentes están relacionados con la tesis o la refuerzan.
 La validez: Conducen a la conclusión deseada. En caso contrario, son argumentos falaces.
 La fuerza argumentativa: Depende de la facilidad con que se rebaten. Se distinguen argumentos débiles y argumentos sólidos. Si no puede ser rebatido es un argumento irrefutable.

Según su función:

Argumentos de apoyo a la tesis propia.
Concesiones o ideas de la tesis contraria que se admiten provisionalmente.
Refutaciones o argumentos con los que se rebate total o parcialmente la tesis contraria.
Contra argumentos que invalidan los argumentos contrarios a la tesis o las concesiones que el propio autor ha admitido previamente.

Según su contenido: El contenido de los argumentos se basa en los tópicos: los diferentes valores en que se basa un argumento para establecer su fuerza argumentativa. Son muy variados:

Lo existente es preferible a lo no existente
Lo útil y beneficioso es preferible a lo inútil: lo no perjudicial es preferible a lo perjudicial .
 Lo moral y ético es preferible a lo inmoral.
La cantidad es preferible a la calidad.
La calidad es preferible a la cantidad
Lo bello es preferible a lo feo
Lo tradicional es más valioso que lo reciente
Lo novedoso y reciente es más valioso que lo antiguo
Lo agradable es preferible a lo desagradable

Según su finalidad: Las finalidades básicas que tiene una argumentación son la demostración y persuasión. Para la primera se utilizan los argumentos racionales, que se fundamentan en los hechos. Para la segunda se utilizan los argumentos afectivos.

Argumentos racionales. (Se corresponde con los tipos de argumentos básicos que todos manejamos y que aparecen en el esquema anterior):

La argumentación lógica se basa en las relaciones causa-efecto, concreto-abstracto, condición-resultado, concreto-abstracto, individual-general.

El silogismo: es un razonamiento que consta de dos premisas y de una conclusión que se deduce necesariamente de ellas.
 El ejemplo
 El uso del sentido común y el uso de refranes y máximas
 El argumento de autoridad

 La argumentación analógica se basa en las relaciones de semejanza.

La comparación
 La metáfora

 Argumentos afectivos (Tienen que ver con la capacidad de manejo de la función apelativa y no con la racionalidad, la prueba o la ejemplificación, por ejemplo):  

     La diferencia con los anteriores radica en el uso del lenguaje: se buscan los valores expresivos, mediante el empleo de recursos estilísticos. Predominan los valores connotativos, al igual que en los textos literarios. El uso de la argumentación afectiva está condicionado por el tipo de texto. Es inadecuada en textos científicos, pero aparece con frecuencia en textos humanísticos.

Nota.: Mark Gungor es pastor de la Iglesia Celebración, en Wisconsin y se dedica desde hace años a dar charlas sobre temas matrimoniales y de pareja, también en cadenas de radio, con su peculiar sentido del humor.